Las palabras son un reflejo del alma, ayudan a sanar la pérdida de un ser querido y son un aporte también para otros que transitan el camino de la recuperación.